top of page

Blog Nutrilosófico

Suscribite a Nutrilosofía para recibir las actualizaciones por mail

Nombre y apellido

Dirección de mail

  • María Lafosse

¿Cómo comprar en cuarentena?

Lo más importante es no entrar en pánico, no es el fin del mundo y si lo fuera: tener la despensa explotada tampoco te va a salvar! Si hacemos las cosas bien, de manera organizada, no tiene porqué faltar comida, los gobiernos están cuidando que así sea, pero la mejor medida para asegurar que siga así es quedarte en casa haciendo la mejor cuarentena posible y no exponer a un mayor riesgo a las personas que trabajan en la cadena de alimentación sólo porque “me quedé sin fideos de los largos”. Pero hacer una compra exagerada puede hacer que otras personas se queden sin suministro y tengan que ir a varios lugares para comprar comida aumentando el riesgo de contagio de todas las personas y además, aumenta el precio de los productos porque en las leyes del mercado si hay demanda el precio sube. Así que si todos compramos con tranquilidad es mejor para todos, si algo tenemos que aprender con este virus es que actuando como sociedad somos más fuertes que como individuos.


Les dejo los consejos para que la compra salga lo mejor posible, entre todos podemos pasar esto de la mejor manera:

- Pensar en comprar comida para unos 10 días, probablemente en algo se exagere y termine durando unos 15 días. Ir dos veces al mes al supermercado ya está perfecto.

- Hacer una lista de 20 comidas (10 almuerzos, 10 cenas), así sea poniendo algunas de las preparaciones x2 o más veces. Además, esa lista ayudará a no tener que decidir sobre la marcha qué preparar porque ya tienen todas las opciones a elegir escritas.

- Mirar que hay en casa, así sabemos qué más hace falta y no compramos todo sino sólo lo necesario.

- De la lista anterior se hace una lista de ingredientes: es mejor no poner “verdura” sino que detallar qué y cuánto: 5 tomates grandes, 3 berenjenas, 1 calabaza y así.


Lo que el cuerpo necesita para tener las mejores defensas es comer sano, en calidad, en variedad y en cantidad. Así que a armar cada comida con bastante vegetales, un poco de hidratos de carbono y un poco de proteínas, además de comer frutas, lácteos, grasas de buena calidad y beber mucha agua. Miremos qué comprar para cumplir esto:


1) Vegetales: se recomienda comer dos porciones abundantes de verduras diariamente, puede que no estén en alguna comida siempre es mejor que en todas las comidas haya vegetales: tienen las vitaminas y minerales que necesita el sistema inmunitario y son la comida preferida de las bacterias del colon que forman parte de la regulación de la inmunidad y el humor de las personas.

Entonces comprar verduras frescas eligiendo en diferentes puntos de maduración (alguna más maduras para comer pronto, otras más verdes para que maduren en casa). Además elegir verduras de diferente duración: por ejemplo los tomates duran poco, el coliflor un poco más y la calabaza dura un montón.

Es bueno tener en cuenta cuales de ellas podemos freezar porque entonces nos aseguramos de tener verduras para el día 15 (que las frescas ya no alcanzan o se echan a perder): por ejemplo si se hace bolsitas con zanahoria y zapallitos o calabacín rallados y cubos de calabaza y papa ya tienen lista la verdura de un guiso o preparación en olla, pero guardar las porciones ya separadas. Brócoli, coliflor, acelga también se pueden congelar después de un blanqueado (mini cocción). El morrón y apio también se puede freezar. Yo miré las bolsas de woks que ofrecía el supermercado y les copié sus ideas: compré las verduras que tenían esas preparaciones, y armé dos woks para el freezer pero de verdura fresca!

Por ultimo las verduras en conserva, las congeladas y estas serán las que incorporamos la segunda semana: frascos, latas, en cada país se consiguen diferentes cosas: champiñones, puntas de espárragos, chauchas o judías verdes, palmitos, alcauciles o alcachofas, morrones, etc: yo suelo tener alguna en la despensa para emergencias así que sólo compré de alguna otra variedad una unidad y ya. Una familia de 4 personas no necesita 12 latas de cada cosa, mejor dos de cada tipo y en 15 días se reponen.


2) Proteínas: hay montones de fuentes de proteínas, mejor elegir variedad:

- Legumbres (lentejas, garbanzos, arvejas o guisantes, porotos o alubias, habas): tienen proteínas, hidratos de carbono de buena calidad, bastante fibra y algo de minerales. Son no perecederas y ocupan poco espacio: si, las adoro, creo que se viene un post pro-legumbres. ¿Qué cantidad comprar? La recomendación normal es comer 4 veces a la semana la porción de proteínas obteniéndola de las legumbres. Preferir las secas a las enlatadas que tienen menos sal y conservantes, pero: entre no comer legumbres o comerlas en lata ya imaginan qué es mejor, ¿no?

- Huevos, dos huevos son una porción de proteínas, o sea que de nuevo podemos cocinar sin carne: si, los argentinos se están agarrando la cabeza y buscando el “unfollow” pero la realidad es que es saludable bajar el consumo de carnes. La ciencia avanza y ahora se sabe que no es problema comer 6-8 huevos por semana por persona, así que se puede comprar media docena por persona del hogar y ya se tienen las proteínas de otras 3 comidas.

- Pescado: todos los pescado se pueden freezar si se compran frescos y del freezer pueden pasar directamente al horno a cocinarse sin necesidad de descongelar si se ajusta la potencia del mismo según el grosor del pescado, para que llegue a cocinarse bien: pescados gruesos menos potencia y más tiempo, pescados más finos, más potencia y menos tiempo: a comprar y separar con separadores de freezer antes de congelar. Además hay muchos pescados en latas que son muy útiles para almacenar y comer cuando ya no queden otras proteínas. Entre los frescos y los enlatado intenta tener para 5 comidas.

- Pollo: se compra el pollo entero pero antes de freezarlo se le debe sacar la piel y trozarlo, así se puede ir sacando la cantidad necesaria, se freeza más rápido por ser trozos pequeños y se cocina mejor. Hacer 5 comidas con pollo.

- Vaca: si son cortes no muy gruesos también pueden frezarlos. Lo ideal es no comer carne roja más de dos veces por semana así que con 4 comidas ya se cubre la primera quincena.


3) Hidratos de carbono: lo más fácil, pero no se llenen de harinas blancas que hay muchas mejores opciones:

- Los granos enteros dan la misma energía, pero más lentamente y eso hace que la saciedad dure más tiempo. Además, tienen más vitaminas, minerales, fibra y generan más gasto de energía en la digestión, por eso preferir las legumbres, la quinoa, el arroz integral o yamaní, el trigo burgol, el maíz o choclo, el mijo o la cebada.

- Los tubérculos son también buenos hidratos: papa, batata o boniato, o mandioca.

- Y por último los más procesados, los que sería mejor al menos incorporar siempre en su versión integral como fideos, harinas, pan, avena, cuscús, polenta, pastas, masas de empanadas o de pizzas.


4) Fruta: comprar variedad, también eligiendo por el tiempo que dura y el grado de maduración, si se va a comprar frutas en lata elegir las que son sin azúcar. Cálculo: dos o tres frutas por día por persona.


5) Lácteos: de leche tener algunos tetrabriks de ultra pasteurizada o “larga vida”, o leche en polvo, para estar tranquilos que cubrimos los 15 días. Ahora que sobra tiempo se puede hacer yogur casero que es muy fácil y no sólo es más saludable sino que con el último pote hacemos el siguiente y logramos que siempre haya y un menor gasto económico.


6)Frutos secos: nueces, almendras, avellanas, pistachos, castañas de cajú o anacardos. Son alimentos de excelente calidad y de alta durabilidad. En otro post veremos cómo manejarse para no comérselos todos el primer día.


7)Sobre darse los gustos y comprar comida de mala calidad “por las dudas”: ¿qué creen que pasará si juntamos a personas encerradas, con ansiedad y aburrimiento, con nada o poca actividad física, con un intestino que tiene una microbiota que según lo que se come regula de una u otra manera la inmunidad y el humor de la persona? No pareciera que resulte nada bueno ¿no? Bueno, hay que pensar que todo lo que se pone en el carro ya te lo comiste. Si no se quiere comer esas cosas entonces no hay que comprarlas, y lo mejor es evitarlas para todos en casa, a ninguno le hacen bien. Una manera de encontrar punto medio podría ser planificar en un almanaque los días que toca darse los gustos con cosas de mala calidad, por ejemplo sólo cada 3 días toca o un postre, o un snaks, o golosinas. Y se compra sólo esa cantidad de comida chatarra, porque mientras menos se tenga ¡mejor se la administra!


8) Bebidas: acá se puede ahorrar muchísimo: agua de red, ¡la mejor opción! Sólo no hay que olvidar tomarla, a veces estando en casa ¡se nos olvida!


Listo, ¡a comprar!


Y al volver del supermercado, se apoyan las bolsas y ¡DIRECTO A LAVARSE LAS MANOS! Algunos recomiendan inclusive poner a lavar las bolsas de tela que se hayan usado.


¡A ponerlo en práctica! ¡Y espero sus comentarios!


 

0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Komentáře


Suscribite a Nutrilosofía para recibir las actualizaciones por mail

Nombre y apellido

Dirección de mail

bottom of page